lunes, 6 de abril de 2015

Pequeños placeres: reconocimiento

Buenos días!

En la primera entrada de la serie "Pequeños Placeres", aparte de hablaros sobre lo mucho que disfruto el poder escaparme a la peluquería, os decía, muy optimista, que intentaría hacer de esta una publicación semanal. No obstante, siendo realistas, creo que prefiero espaciarlas un poco más, para asegurarme de poder hacerlas en condiciones. Vamos a intentar que sean el primer lunes de cada mes ¿Qué os parece?

Así que, sin más preámbulos, hoy, primer lunes del mes de abril... os cuento un de mis

Pequeños Placeres: que valoren tu trabajo

Hace poco os lo comentaba por Facebook... Hice entrega en mano de unas invitaciones de boda a una novia que se casa en julio de este año. Y ella las miraba y las miraba... Y me decía que no había visto nunca unas invitaciones de boda tan bonitas como las suyas.
Qué sensación! Es tan maravilloso que alguien valore tu esfuerzo y tu trabajo. 


Ella había visto las invitaciones para boda de Eva y Nacho, que diseñé hace un par de años, y además tenía bastante claro lo que quería. Tanto que ¡no miró más! Cuando una novia te dice que le han gustado tanto tus invitaciones, que no ha mirado otras para su boda, impresiona. Le enseñé un dossier con las que he diseñado hasta ahora, y quedó encantada con las invitaciones de la boda de Marta y David.


Es una lástima que en las fotos no se aprecie el brillo que tiene el papel... Es un poco achampanado, y queda súper elegante. Cuando ya estén enviadas las de Nuria y Ricardo, os las enseñaré, aunque ahí tampoco creo que se aprecie... Por si quereis echarle un vistacillo, os dejo aquí el enlace a la sección de invitaciones.

Pero volviendo al "orgullo y satisfacción" de que nos que nos llenan los halagos y cumplidos a nuestras pequeñas obras... Las que seáis artesanas sabéis a lo que me refiero. Sobe todo porque, en muchas ocasiones, hacemos cosas personalizadas, nos esforzamos, ponemos un poquito (o un muchito) de nosotras en cada trabajo. Así que el hecho de alguien valore tanto tu trabajo, es un orgullo.

Y, si encima es handmade y quien te dice que lo que has hecho es genial es tu propio marido, que en general es poco dado a los halagos... ¡Ya ni te lo cuento!

Así que cuando Mi Sr.Esposo me dijo hace poco, (y sin haberle preguntado nada) "Sí que ha quedado chula la manta para la cuna de La Princesa Punky",casi me pongo a gritar como El Niño del anuncio ...¡un palo! un paaaaaloooooo! (Desde que vimos aquella campaña, en mi casa celebramos así las cosas que nos hacen mucha ilusión)

He calculado que esta manta de ganchillo me ha llevado cerca de 100 horas de trabajo, a razón de una hora por línea de color más remates... Así que comprenderéis mi alegría ante tamaño elogio de un ingeniero poco expresivo. Puede que ya la hayais visto en facebook, pero aquí os dejo cómo queda colocada en la cuna de la pequeña:

Y a vosotros, también os dan ganas de gritar ¡un paaaaaloooooo! cuando os dicen algo bonito de vuestras creaciones? ¿O tenéis otra manera especial de celebrarlo?

Besitos!

Con BE de bonito

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips