Ir al contenido principal

Mis "dos maternidades"

¡Hola!
Pues aquí estamos, más de dos meses más tarde, de vuelta al blog... Al final, no fui capaz de terminar el reto #52láminasbonitas2017... me quedé en la 40. Pero a última hora, buscando y formando a mi sustituta en el trabajo, con los preparativos para la llegada de la pitufilla (y cuando finalmente llegó), no me dio mucho tiempo a dibujar.

Pero si me seguís en mi cuenta personal de IG, ya os habréis enterado de que a principios de diciembre llegó nuestra chiquitina... Y, desde entonces, he estado bastante entretenida con ella.

Tenía pendiente hacer una entrada en el blog, hablando de las diferencias entre el primer y el segundo embarazo... pero al final tampoco fue posible, así que voy a hacer uno que hable un poco de las diferencias y similitudes entre mis dos embarazos y los primeros meses de vida con mis dos hijas.

Diferencias y similitudes entre mi primer y mi segundo embarazo

No sé si lo he comentado en anteriores ocasiones, pero antes de que naciera mi primera hija sufrí un aborto, y entre la primera y la segunda, otros dos. Así que esta segunda niña arcoiris era muy deseada.

Para los que no lo sepáis, se llama bebé arcoiris a aquellos que vienen después de un aborto, porque representan una gran alegría.

Así que, en ambos casos, aunque en este segundo un poco más, estábamos muy contentos de que salieran adelante... y los dos fueron unos embarazos fantásticos. Sin náuseas, sin molestias, sin insomnios... la única diferencia notable es que en el segundo, hacia el final, tenía unos pinchazos tremendos en la zona de la ingle, y que me sentía bastante más pesada (de hecho, la niña pesó casi medio kilo más que su hermana al nacer). También puede tener que ver el hecho de que, con la primera, estuve haciendo ejercicio (Pilates) hasta tres semanas antes de nacer, mientras que en esta segunda ocasión, apenas he hecho deporte.

Una gran diferencia es que, cuando me quedé embarazada de la primera... tenía mucho más tiempo. Me hacía fotos todas las semanas, un pequeño montaje con los cambios que había notado... Mientras que con la segunda, tenía bastante más trabajo por las mañanas... y, por las tardes, mucho más entretenimiento con la mayor. Así que, del segundo embarazo, apenas hay foto de la barriga.

Los partos

En cuanto al parto, ambos fueron muy rápidos y fáciles. En el caso de la primera, empecé con contracciones a las 3 de la madrugada, pero no fui a la clínica hasta primera hora de la mañana, y la niña nació a las 12 del mediodía. En el caso de la segunda, me puse de parto a primera hora de la mañana, nos pusimos en marcha en seguida. Llegamos a la clínica a las 10... y dos horas más tarde, ya había llegado la pequeña. Las dos parto natural, con epidural, las dos con una (pequeña) episiotomía... y las dos sin sufrir en absoluto de lo rápido que fue. En dos empujones estaban fuera en las dos ocasiones. Ah, y una la tuve en la Clínica Santa Elena, y a otra en La Milagrosa. Resulta que mi ginecólogo, desde que cumplió los 65 (este año), ya no atiende partos de urgencia (no programados), salvo contadas excepciones, y yo iba a ser una de ellas. Así que, como había cambiado ya toda su actividad de quirófano a la Milagrosa, me dijo que acudiera allí. Pero al final no me pudo atender él, porque la pitufilla llegó en pleno puente y le pilló fuera de la ciudad.

Mis bebés recién nacidas

Y en cuanto a las niñas... como la noche y el día. La mayor nació muy pequeñita, con 2.640 gramos. Todo lo que se le veía era cabeza y ojos. Yo la llamaba cariñosamente "mi aliencito", y la segunda pesó 3.050 gramos, regordita. Creo que lo que mejor define la diferencia es decir que la segunda estaba "más hecha".

Dos lactancias completamente distintas

Con la primera, tardó varios días en subirme la leche, así que perdió peso...y la segunda empezó a ganarlo en seguida. Supongo que la diferencia de tamaño entre una y otra, tiene algo que ver, porque la primera, tan chiquituja, era como si no tuviera energía para engancharse bien al pecho y succionar en condiciones... así que las tomas eran un horror: había que despertarla cada 3 horas, pero es que costaba muchísimo hacerlo. Nos recomendaron darle pellizcos en los talones, aplicarle en cara y manos una toalla mojada y fría... aún así, comía un poco, se quedaba dormida, había que despertarla otra vez... y así en bucle durante dos horas, para conseguir que comiera algo y luego una hora de sueño... y volver a despertarla. Hasta que por fín cogió el peso suficiente para no tener que despertarla, pero siempre estaba ahí la duda de si la niña tenía suficiente leche... cosa que con esta segunda no ha sucedido. Para empezar, tardó mucho menos en subirme la leche. Pero, además, se veía claramente que salía mucha. Eso por no hablar de la prueba de fuego: ¡el sacaleches! En mi primera lactancia lloraba, literalmente, cuando veía lo que había extraido con el sacaleches... mientras que ahora, respiro más que tranquila... La niña está "hermosota" y, si no ha comido todo, aún sale algo con el sacaleches. De hecho, estoy pensando en donar leche. En su día, con la mayor, lo miré, pero, entre que salía más bien poco y que en Madrid solo se podía donar en el Hospital Doce de Octubre (bastante lejos de mi casa), lo descarté rápidamente. Pero ahora se puede donar e incluso hacer la entrevista para hacerse donante en varios hospitales de la capital, así que lo voy a intentar. Y os dejo un enlace por si os interesa. Aunque dice que solo se puede hacer la entrevista en el 12 de Octubre, ahora también se puede hacer en La Paz. Y las entregas se pueden hacer en el 12 de Octubre, en La Paz, en el Severo Ochoa, en el Clínico San Carlos y el Puerta de Hierro.

http://www.madrid.org/cs/Satellite?cid=1354435350846&language=es&pagename=Hospital12Octubre%2FPage%2FH12O_contenidoFinal
 

Por lo demás... 

...quitando el sentimiento de culpa que me invade de vez en cuando, cuando pienso que ya no le estoy dedicando el mismo tiempo a mi hija mayor que le dedicaba antes (y que empezó la primera noche que pasé en la clínica tras el parto con una llorera hormonal estupendísima)... la "bimaternidad" resulta muy entretenida, pero no tan terrible como una lee por ahí. Por lo menos, de momento.
La mayor, pese a mis dudas intermitentes, parece llevar muy pero que muy bien la llegada de la pequeña. Continuamente le dice que la quiere. Está loca de ganas de cogerla, achucharla...

Y vosotros... ¿cómo llevasteis la llegada de uno más a la familia?

Con BE de bonito

Comentarios

Entradas populares de este blog

Freebie: Rutina de Limpieza

Hola!
¿Qué tal va ese veranito? ¿Estamos ya de vacaciones? Yo aún no, pero ya me escaparé.
Si antes os digo que nunca me animo a hacer mi propio plan de limpieza... antes tengo que desdecirme. No sé... creo que el hecho de ponéroslo por escrito me picó un poquito.
Así que me decidí a hacerme un pequeño planning para repartirme las tareas de  casa entre los días de la semana, y así no darme el palizón dominical. Y este es el resultado:
Así, a primera vista, parece que el domingo me lo sigo pasando acoplada al mocho, pero nooooooo, sólo tengo que poner y tender una lavadora y, mientras tanto, hacer una de las tareas alternas, que hay días que son más rollo (horno, microondas y campana... PUAAAAAJJJJ!!) y otros, mucho más facilitos (no hay tantos radiadores y rejillas del aire acondicionado, las lámparas e interruptores no dan tanto trabajo...) y fregar baños y cocina (10 minutillos).  Sigo trabajando, pero menos. Y además, como que con un plan, se lleva mucho mejor.

Además, el viernes m…

DIY: Orejas de gato en goma eva (con plantilla)

¡¡¡Miaaaaauuuuuu!!!
Lo primero de todo, que sepais que me da una vergüenza tremenda... Ya sabeis que no suelo poner fotos mías por aquí, pero es que me parecía que quedaban tan monas estas orejas de gatito, que no he podido resistirme. Pero como de la niña no voy a poner ninguna foto, pues no me queda otra que modelar yo.
Ya os contaba hace poco cómo hice el disfraz de gato para nuestra peque en el primer carnaval que ha celebrado (el año pasado era pequeña y no me animé a disfrazarla, entre otras cosas por falta de tiempo). 
El caso es que quedé pendiente de explicaros un poco mejor cómo se hacían las orejas, así que, el mismo martes de carnaval, cogí mi plantilla y monté un par de orejas extra para la abuela de la criatura, que se apunta a un bombardeo. Así, íbamos las tres disfrazadas y pintadas de gato, y echamos un rato muy divertido.
Necesitamos goma eva de dos colores, tijeras, un par de horquillas y pegamento de contacto.
Lo primero es dibujar las plantillas (la teneis más abaj…

Muebles Lufe: mi experiencia y opinión

¡Hola!

A ver, lo primero, recomiendo leer la opinión hasta el final, ¿¿de acuerdo?? Tengo pros y contras y no me gustaría que os quedarais a medias... y con una impresión que no es.  

Os cuento: hará como cosa de un año, empecé a ver recomendaciones y opiniones varias en algunos blogs sobre la empresa Muebles Lufe.


Todo eran alabanzas: madera maciza y certificado de sostenibilidad, precios (muy) competitivos (comparables a los suecos), y hecho aquí en España... la única pega era que sólo venden online, de manera que no se podían ver y tocar (con lo tocona que soy yo) los muebles físicamente... Bueno, y que hay que montarlas uno mismo, pero eso también pasa con según qué muebles suecos, y los compramos todos.


Total, que como a la pitufa se le estaba quedando ya pequeña la cuna, estuvimos barajando opciones, visitando tiendas... y como en casa tardamos bastante en tomar decisiones, la abuela de la criatura se nos adelantó y compro ella una cama nido de LUFE para la habitación de la peque en…